lunes, 15 de febrero de 2010

Perversiones de la vida cotidiana

Hay gente tan, pero tan perversa, que hace horas de cola para obtener algo que no necesita. Ni desea. Ni vale la pena.
Por ejemplo, en Mar del Plata es común ver una cuadra de cola para entrar a "Manolo", célebre por sus churros, cuando en realidad sus churros no tienen nada de extraordinario y hay por lo menos 10 churrerías mejores y sin cola.
O me encuentro, al doblar una esquina por la calle Alberti, con una larga fila de señoras amontonadas a la entrada de una farmacia, donde una señorita de lo más orgullosa entrega gratuitamente bolsitas de lavanda. Para qué sirven las bolsitas de lavanda, por Dios?!
Ni qué hablar de la gente que se tira encima de las promotoras que regalan excentricidades, que van desde sobrecitos de jugos de sabores dudosos hasta descuentos para entrar al Aquarium los lunes entre las 4 y las 7 de la mañana.
Y la gente se codea, se empuja, se putea, por alcanzar el objeto en cuestión antes que el vecino.
Siempre me pregunto quiénes son estas personas. Cómo son sus vidas. Cuáles son sus sueños y aspiraciones. Y no logro etiquetarlos.

7 comentarios:

Crónicas Urbanas dijo...

Yo creo que esas personas viven sus vidas sin que ellas mismas se puedan etiquetar. Tú sí que las etiquetaste: es una perversión.
Esa conducta no es nueva ni novedosa, hay gente que si regalaran pelucas se arrancaría el pelo.
¿Y que me cuentas de las playas céntricas de Mar del Plata? Ahí tienes materia orgánica de estudio social, para rato...

menoscuerda dijo...

Las doñas que hacen cola en el super para que una promotora les de una galletita con mayonesa.

La verdad es que yo tampoco qué etiqueta se les podría poner: perversas? masoquistas?.

Lo que está claro es que no tienen problema en perder el tiempo o mejor dicho que no tienen problema en gastar su tiempo en ese tipo de vanalidades. Quizás el problema sea ese...que no saben que hacer con ellos mismos y esa es su ¿diversión?

Nah....me niego a verle el lado divertido.

Saludos y salgo corriendo para la esquina que en el Kinder de la vuelta hay una promotora repartiendo chupetines...¡pendejos disparen que mamita se va a llevar todos los de sabor a frutilla! :P

La Peor de Todas dijo...

Crónicas Urbanas, las playas céntricas y no tanto de Mar del Plata han sido objeto de mis reflexiones y devaneos durante años! ;-) "Se arrancaría el pelo", jajaja!

Menoscuerda, es probable que hayas dado en la tecla: no saben qué hacer con ellos mismos y con su tiempo!

Rochitas dijo...

adoraria que me ocupen ese tipo de banalidades ;)
es el mismo target "tinelli, hola susana".
Amo los churros de manolo casi tanto como los de j. ignacio. Pero jamás hice la fila :P

La Furia de la Negra dijo...

Son la clase de gente que uno determina que por dichas acciones hay que llamarlos mediocres.
No te podes reventar las costillas a codazos por unos yuyos de lavanda!!!

Escribir es seducir dijo...

TE DIRIA COSTUMBRES ARGENTINAS. MOLESTAN MUCHAS VECES PERO EN ESTA JUNGLA CADA CUAL TIENE SU HISTORIA JAJAJAJAJA SEGURAMENTE ESA MISMA GENTE DEBE QUEJARSE DE NOSOTROS POR OTRAS COSAS QUE SEGURAMENTE HACEMOS MAL AHORA ESO SI NO ME VAS A DECIR QUE JAMAS HICISTE COLA EN LA ATALAYA PARA COMER ESAS RICAS MEDIALUNAS JAJAJAJAJAJAJA

SALUDOS BUEN POST

Anónimo dijo...

jajaja, muy bueno lo de Manolo!! siempre digo que alguna vez voy a hacer la cola solo para ver què es eso tan increible que dan!!!
Me divertì mucho leyendo todos los ultimos!!