lunes, 5 de octubre de 2009

El Secreto

Cuando era chica y vivía con familia completa, tenía siempre la sensación de que cuando cumpliera 18 años me iban a contar "el Secreto". No sabía qué secreto era, ni en qué podía cambiarme la vida, pero era una certeza absoluta, como saber que cuando cumpliera 18 iba a sacar el registro. Mi vida me parecía aburrida y chata, sin emociones, y viví muchos años convencida de que "el Secreto" iba a sacudir mi vida para siempre y a darle un sentido clarísimo. Como que era adoptada, o que papá y mamá en realidad se odiaban y estaban casados con otras personas, o que éramos exiliados de otro país. No sé, algo.
Obviamente llegó mi cumpleaños número 18 y no pasó nada. Esperé ansiosa hasta la noche, y nada. Y en el 19 tampoco, y en el 20 menos. Y fue ahí cuando empezó todo, más o menos.
Como no renuncié nunca a la idea del Secreto, decidí buscarlo yo. Entre las pilas de sweaters de mamá, entre las medias de papá. Más tarde en la casa de mi novio, entre las facturas a pagar apiladas en su mesa de luz, en los roperitos del baño, en la basura después de un asado con amigos. Y encontré cosas, no voy a decir que no, pero ninguna me sacudió la vida ni le dio un sentido clarísimo.

Varios años después de haber comenzado la búsqueda, empiezo a darme por vencida. Estoy cansada de buscar. Creo que voy a vivir a ciegas, con la sensación de tener siempre el Secreto al alcance de la mano, pero que probablemente no se me revele nunca. O que cuando se revele, va a estar en el lugar más insospechado. Donde todavía no busqué, donde no me animo a entrar. Donde están todas las respuestas.

3 comentarios:

Rochitas dijo...

Muchos tenemos esa sensación de misterio que envuelve el todo. Debe haber algo más, siga buscando, con calma. El misterio más grande es el ser humano, al menos es el que hasta ahora me resulta más indescifrable.

Anónimo dijo...

A mi me pasaba algo parecido cuando era chica. Pensaba que todo el mundo fingía "por algo" y yo era la protagonista de esa película, hasta los carteles de la calle los miraba con desconfianza. Creia que todo era un complot y que algun dia tendria una gran revelacion. Tipo reality, solo que todavia no estaban de moda. Y obviamente no tenia mucho rating...
Sor

Peor de Todas dijo...

Paranoia familiar o egocentrismo hereditario? jajaja!