miércoles, 23 de septiembre de 2009

Clasificación de madres: la Fanática del Mail

Si hay algo que ha convertido mi vida en un infierno los últimos años, han sido las cadenas de mails. Y no me refiero a las cadenas promocionando un producto, o prometiendo riquezas si reenviamos a la virgencita de Baradero. No, esas son una bendición comparadas con las cadenas de MAILSDEMADRES.
Las madres tienen la tediosa costumbre de contar todo, pero todo, lo que transcurre con sus vidas domésticas. Incluso cuando no tiene absolutamente nada que ver con el mail original. En persona, una puede mirar discretamente hacia otro lado, hacerse la que recibió un mensajito de texto, poner la mente en blanco o cambiar de tema. En cambio, por mail no tenemos escapatoria. Y digo que no tenemos escapatoria, porque no podemos escapar a la angustia de que si no lo leemos nos perderemos de algo Importante.

Delegada de la clase: "Quiero avisarles que la comida de padres que habíamos planificado para el martes se suspende. Les avisamos cuando pongamos nueva fecha así no nos perdemos los cuentos y chismes de los últimos meses!"

Madre discreta: "Gracias, menganita, por avisar y ocuparte."
Madre tarada 1: "Qué lástima, menganita! Yo ya había organizado todo con una niñera nueva amorosa que conseguí para dejar a los gordos y poder ir con Cristián, que se moría de ganas! Seguro se suspende?"

Madre tarada 2: "Ay, yo espero que se pueda hacer cuando volvamos de Las Leñas con Jorge y los chicos, no me la quiero perder por nada! Además esta semana Luqui, el de segundo grado, estuvo con un poco de fiebre y estamos rezando para poder irnos. Please, chicas, recen que ya tenemos todo pagado!"
Madre tarada 3:"Ay, tarada 2, qué drama! Te re entiendo, yo el año pasado en Disney la pasé pésimo porque Carlos se tuvo que volver antes por laburo y me quedé sola con los chicos! Voy a rezar para que puedan esquiar en familia!"

(Seguro se volvió por laburo, pienso. Estaba harto de todos, Carlos. Yo voy a rezar para que se te rompa la computadora)
Siguen los mails multiplicados por 30.

Finalmente, yo: "Gracias por avisar, menganita. Si no se puede reorganizar la comida, no te preocupes. Igual nos vemos todas las mañanas, todas las tardes y además tenemos los mails de todos los días. Besos".

2 comentarios:

asi que bueno... dijo...

suerte que estoy bien lejitos de la etapa cadenas de mails con madres. No sé si sobreviría.

Peor de Todas dijo...

Yo estoy a punto de dar de baja el mail. Sólo por esas cadenas.