viernes, 12 de noviembre de 2010

La idea de las cosas

Hay personas que se enamoran de la idea de las cosas. O de la idea que tienen sobre las personas. La relación con la realidad que estas ideas puedan tener parece totalmente irrelevante para esa gente.
Por ejemplo, para N, yo soy una persona llena de luz y de música. Se aferra a esa idea y es lo que sostiene su relación conmigo, sus ganas de estar cerca mío. No hay quién le saque esa idea de la cabeza, aunque la mayoría del tiempo soy una persona oscura y sin un si bemol en mis días.
Para mi hermana, por otro lado, la gente de tal y tal colegio es toda idiota, y la gente de tal y tal otro es toda genial. No hay quién la haga cambiar de idea , no hay excepción que pueda torcerle la firmeza de su postura.
Yo, en cambio, siempre me enamoré de la idea de las cosas: me enamoré del surf porque los surfistas me parecían lo más poético del mundo, me enamoré de la profesión de actriz porque me gustaba Valeria Bertuccelli, me enamoré de la gimnasia deportiva porque me gustaba Nadia Comaneci, me enamoré de la idea de una familia porque pensaba que me gustaba la mía y que tenía que tener una parecida.
Llevadas a la práctica la mayoría de ellas, se desmoronaron una a una. Con el surf no lograba filtrar las espumas y pasaba más tiempo ahogándome que surfeando, en las clases de teatro me dormía tirada en el piso esperando mi turno para decir dos palabras entre 25 alumnos, la familia que quise formar se vino abajo por su propio peso y no hubo idea que la sustentara.
Aprender a leer y escribir las ideas propias de las cosas es volver siempre a primer grado.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

que bueno que volviste PDT! extrañaba la idea de leerte!
besos
Sor W

La Peor de Todas dijo...

Espero que tu idea se condiga con la realidad, y no como sucede con MIS ideas! ;-)

Petardo Contreras dijo...

Volvio???
Y con mas ideas!

La Peor de Todas dijo...

Siempre! Tajantes e insostenibles! ;-)

Anónimo dijo...

Hola Peor de todas!!hace tanto que no entro por aca, que voy a aprovechar a comentar un poco sobre todos los que leì!!
Es muy cierto eso que nos enamoramos de las ideas, pero es invitable, lo bueno me parece es no quedarnos pegados solo a esas!!
Què bueno lo del casamiento!!es muy cierto, es mucho mas relajado para todos y se puede disfrutar mucho mejor, hay como una actitud de^yo ya estuve por aca^!! jajaja
Muy bueno todo!! me divertì mucho
Un beso
Zaino

Rochitas dijo...

http://losmosaicosastrologicosderochitas.blogspot.com/

no es simple desarmar la idea de los otros lucha fantasmagoricamente con la despues realidad

Anónimo dijo...

Que es la realidad? Como diferenciamos lo que es "real" de lo que son "ideas"? Es posible percibir objetivamente a algo o a alguien, sin ningun velo de ideas, deseos, prejuicios o proyecciones de por medio? Como influyen las ideas de las cosas sobre la experiencia de las cosas?

Interesante...

La de OZ

menoscuerda dijo...

Bue...yo tengo el mismo problemita aunque no se si será problemita o si considerarla como una especie de virtud. Si.
Hay personas que no se enamoran de nada...ni de cosas, ni de ideas y eso, creo yo que es terriblemente peor!.
Aunque quizás debiera solamente tomarlo como algo diferente y listo.

Me dejaste pensando...

Insolence dijo...

Es cierto...
A mí me sucede: enamorarme de la idea que tengo acerca de. Hasta soy consciente de ello, y no lo digo con orgullo. Te diría que me es inevitable, como aferrarse desesperadamente a algo porque sabés, y lo sabés bien, que abajo, abajo hay mucho más, pero no querés verlo o no podés.

catalinatrujillo dijo...

Y hay que seguir lleno de ideas y llevar a cabo algunas y otras dejar que se esfumen... Y así hasta que tengamos una idea de nuestra vida, que posiblemente después se desvanezca.

Roch dijo...

7 meses sin reporte. Fatti viva! un abrazo.