miércoles, 10 de marzo de 2010

Cable a tierra

Hay algunos olores que nos llevan siempre a la infancia. En mi caso, el olor del pallier de entrada al edificio donde vivían mis abuelos hace 25 años, en la calle Posadas; o el olor de las páginas de los libros viejos y un poco húmedos, de misterio y aventura; o el olor de la ropa de mimamá, apilada y apretada en sus cajones, que siempre olía distinto al resto de la ropa de los integrantes de la familia.
Por razones que sería muy extenso detallar, ya que tendría que relatar episodios completos de algunas lecturas de la niñez, pensar en helado de vainilla me remite a Enid Blyton, autora de las sagas de Los 7 Secretos y Los 5 Pesquisidores.
Comer pan con manteca me lleva inmediatamente a Oliver Twist y a la madrugada de su salida del hospicio de mano del señor Bumble.
Caminar en patas por el pasto me convierte automáticamente en Huckleberry Finn o en Tom Sawyer.
Así podría seguir enumerando hasta el infinito. Es como tocar un cable que está conectado con otro y pum!, se produce el chispazo del otro lado.

Y hay personas que son siempre infancia; al tomar contacto con ellas, el cable nos lleva directamente ahí. No importa la cantidad de años que hayan pasado, o que ahora tengan arrugas, o amarguras y frustraciones. Cada vez que las encontramos volvemos a sentir la risa, el brillo y la complicidad de los primeros años, y por algún motivo secreto esa impronta prevalece sobre cualquier otra cosa.

10 comentarios:

Rochitas dijo...

Los aromas, los sabores, las canciones no spueden disparar de manera encadenada un sinfin de recuerdos y ahí "stop"...
Es que somos nuestra propia historia, nuestro día de hoy y un mañana que permanece incierto.

menoscuerda dijo...

y qué lindo cuando eso pasa!!!

menoscuerda dijo...

y qué lindo cuando eso pasa!!!

Crónicas Urbanas dijo...

Hola PDT:
Es muy cierto, siempre solemos relacionar aromas con lugares, personas o cosas del pasado. Me ocurre.
No sos la Peor de Todas, sos muy sensible.
Saludos.

Anónimo dijo...

amarguras y frustraciones.......esa es la unica parte q me cuesta imaginar!!!!!
besos
sor

Any dijo...

Enid Blyton! Me leí toda la colección de Santa Clara y Torres de Malory. También era fan de la saga de El Club del Pino Solitario pero era otro autor que ahora no me sale el nombre.
Sisisisi, los olores son disparadores, tengo una nariz super sensible que ensambla olores y recuerdos fácilmente
un saludo

Anónimo dijo...

Ke buen post! Me transportaste a todos esos lugares y libros...
La de OZ

La Peor de Todas dijo...

Any, qué bueno encontrar una lectora de EB!! Yo también leí a Claudina en Santa Clara, y Torres de Mallory con Gwendoline y Darren, jaja!

Sor Woody y La de Oz, todo "pra vocés" ;-)
Gracias por tanto!

Rochitas dijo...

No se de que recorcholis están hablando con ANY! :( voy a chorar.
Who are them!??!?!?!!??!?!??!!??!!??!

La Peor de Todas dijo...

Rochitas, hablamos de una escritora inglesa muy famosa por sus colecciones de libros de aventuras y misterios que protagonizaban distintos grupos de chicos y adolescentes!
Quien los haya leído queda para siempre marcado por sus personajes! ;-)